MERCANTIL: Sociedad civil o sociedad mercantil. Que tipo societario protegería mejor a un empresario ante eventuales responsabilidades en la gestión y el desarrollo de su negocio

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Un empresario individual que esta preocupado porque a su cuñado, tambien empresario individual en el sector de iluminación, le ha ido mal  su negocio, los acreedores  le han embargado su casa y la van a subastar, nos pregunta como estaría mas protegido de las eventuales responsabilidades en la gestión y el desarrollo de su negocio

Que tipo societario protegería mejor a un empresario ante eventuales responsabilidades en la gestión y el desarrollo de su negocio

Por regla general, un empresario que desarrolle una actividad mercantil estaría mas protegido de las eventuales responsabilidades en la gestión y el desarrollo de su negocio mluque@mluqueabogados.comacogiéndose al tipo de sociedad mercantil y particularmente a cualquiera de las dos modalidades de sociedades capitalistas, anónima o de responsabilidad limitada en las que también podrían participar como socios los miembros de su familia conjuntamente con él, si así lo desea, reservándose para sí la mayoría de las acciones lo cual le permitiría ejercer el control absoluto de la sociedad.  En cualquiera de estas dos figuras de sociedad capitalista que el empresario elija tendrá todo su capital representado en acciones (anónima) o participaciones (responsabilidad limitada) y ni él ni sus hijos como socios no responderían personalmente de las deudas sociales, sino que respondería la sociedad con su propio patrimonio y de forma ilimitada, siguiendo el principio general del artículo 1911 CC. Sin embargo el empresario tiene que saber que, el principio de ausencia de responsabilidad de los socios por las deudas sociales no tiene carácter absoluto, de manera que su aplicación se excluye en determinados supuestos, admitiéndose la posibilidad de que los jueces puedan «penetrar» o «levantar el velo jurídico» en el interior de la sociedad con el fin de evitar que al amparo de esa forma legal se puedan perjudicar intereses públicos o privados o bien ser utilizada como vía de fraude. En otro artículo nos ocupamos de la doctrina del «levantamiento del velo»

 Manuel de Luque

        Abogado

Granollers – Barcelona