En la empresa me están presionando para que me vaya voluntariamente ¿Qué puedo hacer?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Esta es una de las preguntas que con alguna frecuencia nos hacen trabajadores y directivos. Después de escuchar las situaciones a las que están siendo sometidos, con frecuencia vemos que estamos ante una conducta típica de acoso laboral o mobbing.

Acoso laboral o mobing

Las Directivas de la Unión Europea, 2000/43/CEE y 2000/78/CEE, consideran el acoso como una conducta de índole discriminatoria que atenta contra la dignidad de la persona y crea un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante y ofensivo.

El acoso laboral o mobbing se define como la conducta abusiva o violencia psicológica al que se somete de forma sistemática a una persona en el ámbito laboral, manifestada especialmente a través de reiterados comportamientos, palabras o actitudes que lesionen la dignidad o integridad psíquica del trabajador y que pongan en peligro o degraden sus condiciones psíquicas para realizar su trabajo.

Para información y reconocimiento del lector, las prácticas mas comunes que se suelen utilizar para realizar el mobbing, entre otras, son las siguientes:

  • Ataques a través de medidas adoptadas contra el acosado, utilizando medidas por las que se le aísla, limitando las posibilidades de comunicarse con sus compañeros,.
  • Ataques contra el acosado, cuestionando repetidamente sus decisiones o su trabajo.
  • Ataques a la vida privada del trabajador, a la que se hace responsable de los fallos en el trabajo.
  • Agresiones verbales consistente en la crítica permanente de su trabajo, o a través de gritos, insultos o levantar la voz repetidamente.
  • Ataques contra la autoestima del acosado, a través de la creación de rumores y su difusión en el centro de trabajo contra su persona.
  • Adoptar medidas organizativas del trabajo que resulten peyorativas para el afectado, que se materializan en la asignación de tareas o encargo de funciones inadecuadas, degradantes o de imposible cumplimiento.

Este tipo de conductas manifestadas especialmente a través de reiterados comportamientos, palabras o actitudes que lesionan la dignidad o integridad psíquica del trabajador, se suelen materializar en actitudes de persecución, hostigamiento, vejación y ridiculización al trabajador en su ámbito laboral, convierten su día a día en un verdadero martirio, llegando a provocarle ansiedad, pérdida de autoestima y alteraciones psicosomáticas. Estas situaciones con frecuencia derivan en una profunda depresión del trabajador que incluso llega a experimentar pánico a tener que ir al trabajo cada día. Todo ello con la única intención de acabar provocando la baja voluntaria del trabajador.

Que puede hacer el trabajador si se siente acosado

La legislación actual contempla dos posibles acciones por parte del trabajador, siempre contando con el asesoramiento legal de un abogado con experiencia en estos temas:

  1. Tutela de los derechos fundamentales: Solicitar la cesación de los actos o comportamientos que provocan el acoso laboral, y para el caso de un daño moral, reclamar una indemnización por los daños y perjuicios ocasionados.
  1. Extinción de la relación laboral por voluntad del trabajador: Solicitar la finalización de la relación laboral, y por tanto irte de la empresa, con una indemnización equivalente al despido improcedente.

Estas dos acciones no son incompatibles, y puede acumularse bajo la acción de la extinción de la relación laboral.

Manuel de Luque Abogado

Granollers Barcelona