Me han multado por no estar dado de alta como trabajador autónomo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Manuel de Luque Abogado

Últimamente, se han dirigido a mi personas angustiadas que han sido sancionadas con cantidades significativas para ellos por haber realizado trabajos puntuales al margen de su empleo como asalariado sin estar afiliado al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) para que recurra las sanciones.

Después de escucharles, lo primero que les explico, es que cuando a uno le proponen realizar algún trabajo puntual al margen de su empleo como asalariado, deberían haber regularizado su situación para no arriesgarse a una nueva. Por lo general, tengo que responderles a dos preguntas:

1)  ¿ Es necesario darse de alta como autónomo ?

2) ¿ Les compensa pagar la cuota correspondiente ?

Por ello, para tratar de orientar a todos aquellos que se plantean realizar un trabajo puntual y anticiparme a sus futuros problemas escribo estas líneas.

Cuándo es obligatorio darse de alta como autónomo

De acuerdo con la Seguridad Social se considera autónomo y por tanto, en principio debe darse de alta en el, “aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo”.

El Tribunal Supremo matizo esta obligación en una sentencia de 2007, en el sentido de que si los ingresos son inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), entonces no hace falta darse de alta como autónomo. Es decir que, si una persona gana menos de 9.080,40 euros al año —tope fijado para 2015— a través de una actividad por cuenta propia, y que a la vez sea esporádica, se puede considerar liberada de registrar su situación en la Seguridad Social. Es decir, en general, si se ingresa menos del salario mínimo no es obligado darse de alta, ahorrándose así la cuota de la Seguridad Social.

Sin embargo, en relación a esta afirmación, existen muchos matices que dan lugar a excepciones por las que podrían acabar multando a una persona, aunque gane poco, si no causa alta en la Seguridad Social. Entre otros, veamos algunos ejemplos de lo que estoy diciendo:

  1. Si Ud. decide abrir una tienda a pie de calle, la Seguridad Social considera que se trata siempre de una actividad habitual por la que tiene que cotizar como autónomo aunque no venda nada. Es decir, pese a que sus ingresos no alcancen los 9.080 euros al año, siempre existe la obligación de regularizar su situación como trabajador por cuenta propia. En este caso, como la normativa no recoge el matiz del salario mínimo, sino que se trata de un criterio jurisprudencial, la Seguridad Social, de entrada, entiende que siempre hay habitualidad y lo que prima no son las ganancias generadas, sino la continuidad en el tiempo.
  2. Si Ud. pone en marcha un negocio online, por ejemplo para vender productos por internet, aunque se trate de una actividad marginal, y los ingresos generados sean inferiores al SMI, la Seguridad Social puede considerar que exista una vocación de habitualidad al equipararla a una tienda física.
  3. Si Ud., es un arquitecto que realiza un solo proyecto pero por un importe de 10.000 euros y esta actividad no es continua, genera ingresos por encima del salario mínimo, esta obligado a darse de alta como autónomo, aunque con un solo acto se supere el SMI, puesto que se considera que existe una actividad habitual (puede ser el caso de un arquitecto).

Precisamente por esta disparidad de criterios, ya recomiendo a quien quiere montar un negocio, que regularice su situación laboral desde el principio, gane lo que gane.

No obstante hay que saber, que aunque la persona decida no darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), tramite que se formaliza pasando por la Seguridad Social, puede emitir una factura siempre que cause alta en Hacienda en el impuesto de actividades económicas correspondiente (IAE), la cual es obligatoria y previa a la emisión de cualquier documento mercantil. Esta operación no tiene coste alguno y no implica registrarse como autónomo.

Los riesgos de no darse de alta como autónomo

Si uno no se da como alta de autónomo —cuando hubiera tenido que hacerlo— y le pillan, tendrá que pagar todas las cuotas pendientes desde que empezaste a ejercer la actividad, con un recargo del 20%, más los intereses. En este caso aun se haya registrado en Hacienda para poder emitir factura tampoco le exime de la sanción. La normativa prevé que la persona tiene 30 días para regularizar su situación como trabajador por cuenta propia desde la fecha en la que se registro en el IAE.

Que hacer si no nos compensa pagar la cuota de autónomo todo el año

En el caso de que a la persona no le compense pagar la cuota de autónomo todo el año porque desarrolla  actividades estacionales, por ejemplo en el sector educativo o en el turístico, existe la posibilidad de darse de alta solo en los meses que efectivamente trabaja convirtiéndose en un autónomo discontinuo, que se da de baja cuando se les acaba el contrato.

Si este comportamiento responde a la temporalidad del trabajo no hay problema; es legal siempre y cuando esté justificado aunque tiene que ser demostrable que el trabajo se ha efectivamente desarrollado en esos periodos en los que la persona ha estado pagando la cuota de autónomo. Por ejemplo un experto informático que se da de alta un mes cada cuatro y factura cada vez 4.000 euros, la Seguridad Social puede llamarle y exigirle que demuestre este trabajo lo ha realizado tan solo en un mes.

En estos casos, aunque los ingresos generados no lleguen a superar el salario mínimo, es necesario realizar el alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), ya que se contempla que se trata de actividades realizadas de manera habitual, aunque concentradas durante unos periodos determinados del año.