Laboral. Caso de despido nulo por embarazo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

El otro día una trabajadora me consulto que podría hacer ante lo que consideraba una injusticia y un abuso:  La empresa  la había despedido justo un día después de comunicar que estaba embarazada, alegando que falsamente que estaba cometiendo fraude  desde hacía 2 años por una cantidad de 400€ aproximadamente. Mi contestación fue que, en principio, y como abogado laboralista en Granollers este caso parece claro ya que podriamos entender y alegar que el despido es nulo.

Según jurisprudencia consolidada, será nulo el despido que tenga como móvil alguna de las causas de discriminación prevista en la Constitución (RCL 1978, 2836) y en la Ley, o se produzca con violación de derechos fundamentales y libertades públicas del trabajador.

Será también nulo el despido en los siguientes supuestos:

  1. El de los trabajadores durante el período de suspensión del contrato de trabajo por maternidad, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia natural, enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia natural, adopción o acogimiento o paternidad al que se refiere la letra d) del apartado 1 del art. 45 del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, o el notificado en una fecha tal que el plazo de preaviso concedido finalice dentro de dicho período.
  2. El de las trabajadoras embarazadas, desde la fecha de inicio del embarazo hasta el comienzo del período de suspensión a que se refiere la letra a), y el de los trabajadores que hayan solicitado uno de los permisos a los que se refieren los apartados 4, 4 bis y 5 del art. 37 del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores , o estén disfrutando de ellos, o hayan solicitado o estén disfrutando la excedencia prevista en el apartado 3 del art. 46 de la misma Ley ; y el de las trabajadoras víctimas de violencia de género por el ejercicio de los derechos de reducción o reordenación de su tiempo de trabajo, de movilidad geográfica, de cambio de centro de trabajo o de suspensión de la relación laboral en los términos y condiciones reconocidos en el Estatuto de los Trabajadores”.

Dicho esto la empresa, de no querer llegar a un acuerdo,  sólo nos deja la posibilidad de interponer una demanda solicitando la declaración de despido nulo.

La finalidad de la declaración del despido nulo en los supuestos del art. 108.2 LJS y 45.1 d) ET   es corregir la decisión empresarial que quiera prescindir de un trabajador por motivos no solamente ajenos a la relación laboral, sino vinculados a una circunstancia personal y familiar que vulnera el art. 14   de la CE y, en suma, garantizar el principio de no discriminación en el acceso y mantenimiento del empleo y la promoción profesional. Se trata, a lo último, de hacer realidad el mandato constitucional contenido en el art. 39.1   de la CE según el cual los poderes públicos garantizan la protección social, económica y jurídica de la familia. El trabajador que se encuentre en alguna de estas situaciones a que hacen méritos los artículos 108.2 a) LRJS (RCL 2011, 1845) y 45.1 d) ET ) goza de la presunción de que su despido obedece a estar en esas circunstancias correspondiendo al empresario justificar que su decisión extintiva es ajena o sin relación a la vulneración de un derecho fundamental. En tales casos el despido será declarado procedente o nulo, pero no cabe hacer declaración de improcedencia.

Manuel de Luque

Abogado – Granollers (Barcelona)

www.mluqueabogados.com