Laboral. Despido disciplinario por faltas continuadas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

La gota que colma el vaso. Despido disciplinario por faltas continuadas. Plazo de prescripción

La gota que colma el vaso. Un empresario puede despedir a un trabajador mediante despido disciplinario por faltas continuadas. El plazo de prescripción de los seis meses no comienza el día en que se cometió cada falta sino el día en que se cometió la ultima.

Según  STS de 15 de julio de 2003  (RJ 2004, 5410)  en los casos de faltas continuadas el plazo de prescripción de los seis meses no comienza el día en que se cometió cada falta sino el día en que se cometió la ultima pues a partir de ese último hecho es cuando cesa esa conducta continuada que debe ser apreciada de forma conjunta a efectos de sanción, bien sea por abandono voluntario de dicha conducta, bien por la investigación de tal conducta llevada a cabo por el empresario.

En el caso de faltas ocultadas por el trabajador que se prevalece de su condición para impedir que el empleador tenga conocimiento de las mismas se ha considerado que el plazo de seis meses no puede comenzar a computar sino desde que cesó aquella actividad de ocultación del empleado pues esta conducta en sí misma constituye una falta de deslealtad y un fraude que impide que la prescripción pueda comenzar y el término de seis meses ha de contarse desde que cesó la ocultación.

El ” dies a quo ” o inicio del cómputo del plazo de prescripción es aquel desde el cual quien ostenta las competencias y facultades sancionadoras tuvo conocimiento de los hechos que se presumían irregulares y de las personas que pudieran haberlas cometido o participado en cualquier forma en las mismas.

Manuel de Luque

Abogado – Granollers (Barcelona)