¿En que momento el empresario debe solicitar el concurso de acreedores para minimizar posibles daños en su patrimonio personal?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

El artículo 5 de la Ley Concursal establece que el empresario deudor tiene el deber de solicitar la declaración de concurso dentro de los dos meses siguientes a la fecha en que hubiera conocido o debido conocer su estado de insolvencia.

Si no actúa en ese mismo momento, por indecisión, o porque los que le rodean le aconsejan que no lo haga, o porque espera que un milagro en forma de inversor llegue en el último momento para salvar la situación, correrá un altísimo riesgo que su patrimonio personal pueda verse gravemente afectado al poderse presumir la existencia de dolo y culpa grave por haber incumplido el deber de solicitar la declaración del concurso (artículo 165 de la Ley Concursal ) y el concurso ser declarado como culpable (artículo 172 de la Ley Concursal)

Salvo prueba en contrario, se presumirá que el deudor ha conocido su estado de insolvencia cuando haya acaecido alguno de los hechos que pueden servir de fundamento a una solicitud de concurso necesario conforme al apartado 4 del artículo 2:

  1. El sobreseimiento general en el pago corriente de las obligaciones del deudor.
  1. La existencia de embargos por ejecuciones pendientes que afecten de una manera general al patrimonio del deudor.
  1. El alzamiento o la liquidación apresurada o ruinosa de sus bienes por el deudor.

y, si se trata del incumplimiento generalizado en los plazos correspondientes (artículo 2.4.4º Ley Concursal) de obligaciones, de alguna de las clases siguientes:

  • Las de pago de obligaciones tributarias exigibles durante los tres meses anteriores a la solicitud de concurso;
  • Las de pago de cuotas de la Seguridad Social, y demás conceptos de recaudación conjunta durante el mismo período;
  • Las de pago de salarios e indemnizaciones y demás retribuciones derivadas de las relaciones de trabajo correspondientes a las tres últimas mensualidades.

Manuel de Luque

Abogado

Granollers – Barcelona