¿Existe un riesgo real de que el concurso pueda ser calificado como culpable por no haberlo solicitado a tiempo?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

La respuesta es afirmativa. Desde hace un tiempo  la tramitación de la sección de calificación se está llevando con rigor por los juzgados y se están declarando culpables aquellos procedimientos en los que se constatan  conductas  reprochables en los administradores societarios por no cumplir estrictamente con los mandatos legales.
En este sentido pueden mencionarse entre otras,  la reciente sentencia del Juzgado de lo Mercantil número 10 de Barcelona, de septiembre de 2014 mediante la que se considera que la concursada, SPANAIR  no solicitó a tiempo su declaración de concurso y no llevó a cabo actuación alguna tendente a minorar los efectos de la complicada situación económica que atravesaba la sociedad, no actuando sus administradores como un diligente y ordenado empresario. Se entiende, por tanto, que la gestión de la insolvencia no ha sido realizada con arreglo a derecho y que dicha actuación merece el reproche previsto en la ley, consistente en dos años de inhabilitación para la mayoría de los miembros del consejo de administración de SPANAIR para administrar bienes ajrnos y la condena al pago a los acreedores, con su propio patrimonio presente y futuro, del total de los importes que no perciban de la empresa concursada a pagar 10,8 millones de euros ( http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/09/17/catalunya/1410949632_078606.html ) . Ante esta resolución de condena, los administradores de la sociedad pueden plantear, y de así lo han hecho,  el correspondiente recurso para que sea revisada por un órgano judicial superior.

No obstante, tras el incremento de sentencias en este sentido, y para evitar estas declaraciones de culpabilidad, los empresarios han de tener muy presente la conveniencia de estar debidamente asesorados en cuanto a las responsabilidades que supone la aceptación y el desempeño de las funciones inherentes a su cargo y la necesidad de cumplir estrictamente con los mandatos legales.

Manuel de Luque

Abogado

Granollers – Barcelona